Noticias

08/10/2015

TRAPENSES


La cerveza de los monjes de Tre Fontane obtiene la aprobación Trapense


La cerveza creada en Tre Fontane, una abadía histórica de Roma, acaba de ser reconocida como “Auténtico Producto Trapense” por la Asociación Internacional Trapense. Con este sello, la fábrica se convierte en la undécima cervecería oficial Trapense, siguiendo el camino abierto por Stift Engelszell, en Austria, Zundert en Holanda o Spencer en Estados Unidos.
Si bien el nombre completo del complejo religioso es Abadía de San Vicente y San Anastasio, con su nombre Tre Fontane -tres fuentes, en español- hace referencia a la leyenda que rodea al martirio de San Pablo, según la cual, tras ser este decapitado por orden del Emperador Nerón, tres fuentes brotaron súbitamente de la tierra.
Durante siglos, estuvo bajo control benedictino y muchos cardenales se formaron en ella, llegando incluso un abad de la misma a ser Papa: el Papa Eugenio III en el siglo XII. Fue en el siglo XIX, tras la unificación de Italia, cuando la abadía pasó a manos de los Estrictos Cistercienses o Trapenses. Los visitantes podían adquirir en ella aceite de oliva, chocolate, miel y un licor. La cerveza que ahora engrosa su catálogo está basada en una receta histórica, atesorada por los monjes y que se presume fue elaborada allí hasta que durante el periodo napoleónico la abadía cesó su actividad.
A comienzos de año, los monjes solicitaron a la Asociación Internacional Trapense que su cerveza pudiese ostentar el logo oficial de producto Trapense, el cual, tras una visita y degustación de la bebida, con un 8,5% de alcohol en volumen, les fue otorgado. Con una producción que se cifra en 1.000 hectolitros anuales, puede adquirirse en los terrenos de la abadía y algunos cafés y restaurantes romanos. No hay duda de que esta cerveza, de sabor dulce y marcado aroma a eucalipto -no en vano, las hojas de estos árboles, que crecen en los terrenos de los religiosos, se incorporan a su fabricación- se convierte pronto en una de las más codiciadas de los aficionados.