Noticias

07/03/2017

COMPRAS


Asahi entra en el mercado europeo con fuerza


Como suele suceder en estos casos, la venta de las antiguas marcas de SABMiller generó numerosos rumores. Finalmente, el viernes 13 de diciembre -menos de 24 horas después de la fecha límite para las ofertas finales- se supo que la checa Pilsner Urquell, las polacas Tyskie y Lech, la húngara Dreher y la rumana Ursus pasarán a engrosar el portafolio del cervecero japonés Asahi, que ha pagado mucho más de lo que esperaba a causa de las ofertas de otros grupos interesados en estas marcas.
Todas estas marcas eran propiedad de SAB Miler antes de que este coloso cervecero pasase a manos de su rival AB InBev en una operación valorada en 100 mil millones de euros, que finalmente fue autorizada a finales del año pasado tras una campaña de desinversión impuesta por las autoridades anti-monopolio europeas.
Además de las cervezas que llevan su propio nombre, Asahi Breweries compró Tsingtao a AB InBev en 2009, y Meantime, Grolsch y Peroni a SABMiller a principios de 2016 .
Esta es la segunda mayor adquisición de una cervecera japonesa registrada, situada por detrás de la compra de Beam por parte de Suntory en enero de 2014, valorada en cerca de 14.000 millones de dólares.
Para Asahi, que ha estado invirtiendo en Europa del Este durante años , esta es la compra más importante de su historia. Las marcas le darán más peso internacional, ya que aunque Japón es uno de los principales fabricantes, a nivel mundial es sólo un pequeño jugador.
Al anunciar la compra, la empresa japonesa informó que sus ganancias del ejercicio en curso antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) fueron de 493,8 millones de euros.
Sobre la base de esa cifra, su oferta representa un múltiplo de 14,8 veces, que es superior a las 12 o 14 veces de activos que se estima en los mercados maduros.
La oferta ganadora de Asahi es equiparable a las 15 veces del EBITDA que pagó por Peroni y Grolsch, y que fue impulsada en parte por las sinergias de sus negocios australianos.
Desde Asahi comentaron que buscan compensar el lento crecimiento de su mercado interno, y que la adquisición elevaría las ventas en el extranjero de forma notable.
Según el analista de Bernstein Trevor Stirling, la adquisición de las marcas de SABMiller dará a Asahi cerca del 9% del mercado europeo de la cerveza, excluyendo a Rusia, lo que lo sitúa por detrás de Heineken y Carlsberg que controlan el 20% y el 12%, respectivamente.
En la primera ronda de ofertas, Asahi compitió contra un consorcio liderado por la firma de inversión suiza Jacobs Holding, la firma checa de inversiones PPF, China Resources y las firmas de capital privado Bain Capital y Advent International.
Aún así, las acciones de Asahi cayeron más del 6% por las dudas de los inversores sobre cómo se financiaría el acuerdo.
Sin incluir el acuerdo de Asahi, las compañías japonesas han gastado en 2016 77.600 millones de dólares en fusiones y adquisiciones en el exterior. Con estas operaciones tratan de contrarrestar la deflación, el débil gasto de consumo y la disminución de la población en Japón.